Nuestro Blog

Conócenos

GRACIAS YO10 GRANADA!!

Hola a todos, soy Jesús Candel, médico, enfermo de cáncer de pulmón y presidente de la Fundación Spiribol.

El día 4 de agosto del 2020 fui diagnosticado de un cáncer de pulmón en el estadio más avanzado, con múltiples metástasis por todo mi cuerpo, incluido los huesos.
Sin antecedentes familiares, sin fumar en toda mi vida, pero habiendo sometido a mi cuerpo a un elevado estrés laboral, mutó en mi un gen que me llevó a desarrollar un cáncer muy agresivo. Me dieron 3 meses de vida.

Comencé a recibir fuertes tratamientos de radioterapia, inmunoterapia y quimioterapia que debilitaron mi cuerpo, pero gracias a los consejos de una oncóloga especialista en Integrativa, me puse en manos de una fisioterapeuta especializada en pacientes oncológicos y de un preparador físico que me prescribieron una dura rutina de ejercicio físico diario, que me hizo moverme y creer en mí para fortalecer mi cuerpo y mi mente para que los tratamientos que estaba recibiendo fueran más efectivos y tener menos efectos secundarios.

Mejoró tanto mi calidad de vida, el sueño, el apetito y las ganas de vivir, que unido a la actitud de luchar y jamás rendirme para vencer esta terrible enfermedad que nos pone cara a cara con la muerte, paró en seco mi progresión tumoral y la hizo retroceder en tan sólo 2 meses y medio.

Más tarde, gracias al Equipo de Oncología del hospital 12 de Octubre de Madrid, integrado en la Fundación OncoSur para la investigación en el cáncer, pude conocer el gen mutado que desencadenó mi enfermedad a través de la biopsia líquida y comenzar con una terapia dirigida frente a mi tipo de cáncer, como pasa en muchos otros.

 

La gran noticia es que ayudar, y de una forma significativa, es posible, y por ello decidí formar mi propia fundación, la Fundación Spiribol, a través de la cual decidí crear la unidad de apoyo al paciente oncológico UAPO , en mi ciudad, Granada, con la intención de que se extienda a toda España , con la idea de implantar el ejercicio físico, bajo su correcta prescripción y supervisión por fisioterapeutas y preparadores físicos, con la suficiente evidencia científica como coadyuvante necesario para la mejora de la calidad de vida de los pacientes con cualquier tipo de enfermedad oncológica que están recibiendo tratamientos de cirugía, quimioterapia, radioterapia o terapias dirigidas.

 

Gracias al centro YO10 Granada, arrancamos la unidad el próximo 1 de septiembre. Sin su ayuda y predisposición no hubiera sido posible, desde aquí,  el equipo de la UAPO, queremos agradecer el apoyo recibido y el interés mostrado por la puesta en marcha de este proyecto que a tanta gente vamos a ayudar.

 

¿Sabes que el cáncer es igual para todos pero no todos son iguales frente al cáncer? ¿Sabías que no todas las personas tienen las mismas posibilidades a la hora de afrontar la enfermedad? ¿Cuánto crees que la prescripción del ejercicio físico puede ayudar a la población con cáncer?

Actualmente, hay más de 1.600.000 supervivientes de cáncer en España. A pesar de que durante las últimas décadas la tasa de supervivencia ha mejorado sustancialmente, la cura tiene sus propias consecuencias y las complicaciones a largo plazo de la enfermedad y de su tratamiento se han convertido en un aspecto importante a considerar. El tratamiento de cáncer mediante radiación, quimioterapia y / o cirugía puede afectar a todos los aparatos y sistemas del cuerpo. Esto se asocia con una gran cantidad de efectos a largo plazo, que incluyen deterioro del crecimiento y desarrollo (en casos de cáncer infantil), disfunción cognitiva, disminución de la función neurológica, problemas cardiopulmonares, secuelas musculoesqueléticas y neoplasias secundarias, que predisponen a los supervivientes a un exceso de morbilidad y mortalidad.

En este sentido, los adultos supervivientes de cáncer infantil tienen un alto riesgo de padecer enfermedades crónicas. Un 80% puede desarrollar al menos 1 enfermedad crónica grave, incapacitante o potencialmente mortal a la edad de 45 años. También se ha demostrado que el tratamiento del cáncer tiene un impacto en la calidad de vida y bienestar emocional, con supervivientes que padecen ansiedad, depresión y estrés postraumático. Los efectos médicos y psicológicos a largo plazo del cáncer, así como su tratamiento, pueden afectar negativamente al funcionamiento social, la obtención de empleo e incluso actividades sociales. Además, aquellos que trabajan suponen una pérdida anual de productividad por persona de 8.169 euros en comparación con los 3.083 euros para las personas sin un historial de cáncer. Por lo tanto, su salud y calidad de vida son preocupaciones importantes y todos los esfuerzos tienen que ir enfocados para mejorarlas, lo que tendrá un importante impacto social y económico.

Además, investigaciones recientes han destacado la mayor prevalencia de fragilidad en supervivientes de cáncer. La fragilidad es un fenotipo más comúnmente descrito en adultos mayores e identifica a aquellos que son altamente vulnerables a problemas de salud. A menudo precede al inicio de la enfermedad crónica y es un predictor de mortalidad temprana. Las investigaciones han mostrado una prevalencia de fragilidad más alta de lo esperado en adultos jóvenes supervivientes de cáncer. En este sentido, la prevalencia es similar a la de los adultos de 65 años en adelante, lo que sugiere un envejecimiento acelerado. Existen numerosos argumentos y estudios que apoyan la práctica de actividad física para luchar contra todos estos problemas de salud descritos anteriormente.

 

En el año 2019, el Colegio Americano de Medicina del Deporte publicó las recomendaciones de actividad física para supervivientes de cáncer. En las mismas, se concluyó que el entrenamiento y las mediciones deportivas son seguras y que los supervivientes deben, ante todo, evitar la inactividad. Además, se recomendó la realización de programas que incluyan componente aeróbico, de fuerza y/o combinado (aeróbico + fuerza) para mejorar distintos marcadores de salud, como la ansiedad, síntomas depresivos, fatiga, función física y la calidad de vida. La poca evidencia existente pone además de manifiesto la necesidad de realizar más estudios para valorar sus efectos a nivel de composición corporal (por ejemplo, salud ósea) y la cognición.

En la actualidad, existe una necesidad absoluta de integrar a los supervivientes de cáncer en programas de ejercicio para mejorar su salud. Además, tan importante es integrarlos en estos programas como hacerles conscientes de la importancia de la misma, para que, una vez finalizado el programa, puedan tener independencia y mantenerse activos a muy largo plazo, lo que repercutirá de forma muy positiva en su salud.

Nos ponemos en marcha en la unidad de ayuda al paciente oncológico (UAPO).

Existen relativamente pocos estudios sobre ejercicio físico en enfermos y supervivientes de cáncer y son difíciles de comparar por seguir diferentes criterios en la prescripción de actividad física. Hasta la fecha no existen programas de ejercicio consensuados por expertos por lo que se han utilizado guías generales de ejercicio para poblaciones adultas y con enfermedades crónicas.

 

La clave del éxito reside en la individualización de la prescripción de ejercicio. Debemos “acomodar” esta guía a los resultados de la valoración de la persona con cáncer o superviviente de cáncer.

La planificación del entrenamiento de la UAPO, va a tener una premisa clara, la prescripción del ejercicio físico de manera individualizada, atendiendo a las necesidades de los pacientes, abierta a cualquier cambio o modificación en función del desarrollo de la misma.

Por lo tanto nuestros objetivos están claros:

mejorar la calidad de vida.

mejorar la condición física.

aumentar y mejorar la composición corporal.

mejorar el control mental.

mantener su función inmunológica.

Por ello necesitamos el apoyo de toda la población, el reconocimiento y toda la ayuda que nos puedan prestar desde la  www.fundaciónspiribol.com

 

El centro YO10 ya está con nosotros !! Y tú a qué esperas ?

Un abrazo a todos y mucha salud:

Jesús Candel Fabregas “Spiriman “.