Nuestro Blog

Conócenos

¡Entrena tus Glúteos! No es solo una cuestión estética

A día de hoy tendemos a prestarle mucha atención al trabajo de abdomen para “tener un vientre plano”

para lucirlo en verano, unos brazos voluminosos y unas piernas fuertes, sin embargo, no atendemos tanto a los beneficios que nos supone trabajar la región glútea. Aquí te contamos porqué necesitas hacer un buen trabajo de glúteos.

Unos glúteos fuertes mejoran la estabilización de la pelvis, ayudando a evitar dolores de rodilla (sobre todo en la zona anterior de rodilla (femoro-patelar) y evitando posibles lesiones del tren inferior, puesto que una mala estabilidad va a limitar los patrones de movimiento de nuestro cuerpo.

Otro punto importante es que este grupo muscular también forma parte del Core, y por lo tanto te ayudará a controlar la posición y los movimientos del tronco, mejorando así nuestra salud.

¿Qué ocurre si no trabajas tus glúteos? Tenerlo debilitados se relaciona con dolor en la zona baja de la espalda, dolor de rodilla y aumento las probabilidades de lesión de las extremidades inferiores como hemos mencionado anteriormente, creando multitud de descompensaciones, molestias y cambios estructurales, lo que provocará que nos movamos cada vez con más dificultad.

Además, otro riesgo de unos glúteos sin trabajar es la denominada amnesia glútea o inhibición del glúteo. Esto se caracteriza porque dicha musculatura no realiza la función que debería por falta de activación neuromuscular, implicando reclutar otra musculatura para realizar la función del glúteo al estar “dormido”. Esto va a generar un daño por sobrecarga en esa musculatura incrementando el riesgo de lesión.

A nivel deportivo, ¿qué beneficios obtengo? Va a mejorar nuestro rendimiento deportivo pudiendo correr más rápido, saltar más alto, mover más peso en una sentadilla, aumentar nuestra resistencia en cualquier gesto técnico, cambios de dirección, etc.

Y, por último y no menos importante, un buen trabajo de glúteos hará que obtengas un aumento de volumen muscular en la zona, ¡haciendo más esbelta nuestra figura de cara al verano.

Para entender aún más la fisiología de tus glúteos y saber diferenciar qué músculo de ellos estamos trabajando al hacer uno u otro ejercicio es clave saber qué movimiento realiza cada uno. Primero debes saber que está formado por tres músculos superpuestos: glúteo menor, glúteo medio y glúteo mayor.

 

 

 

 

El glúteo mayor es el más grande de los tres y se caracteriza por 5 acciones principales: extensión de cadera, extensión de tronco, retroversión pélvica y puede llegar a producir abducción de cadera y rotación externa de cadera.

Este además se divide en dos regiones, una superior que trabaja más en las abducciones (abrir), rotaciones externas de cadera y participa en la extensión de cadera (patadas y puentes) y otra inferior que participa aún mas en la extensión de cadera.

El glúteo mayor además es más fuerte cuando estamos en posición anatómica (0º flexión de cadera) o incluso 10-20º en extensión.

 

 

 

 

 

 

 

El glúteo menor realiza las funciones de abductor de cadera, rotador interno y
externo del fémur y ayuda en la extensión de la cadera.

 

 

 

 

 

 

 

 

El glúteo medio se encarga de realizar las funciones de abductor de cadera y rotador interno y externo del fémur.

 

 

 

 

 

Por último, destacar un estudio que llevó a cabo Ferrando, M. G., & Goig, R. L. en 2011, entre un 51-69% de la población española afirmaba que no realizaba ningún tipo de práctica deportiva, llevando muchos de ellos una vida sedentaria, produciendo diversos riesgos para la salud.
Pero TU NO FORMAS PARTE DE ESE PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN.
Así que con todo lo que te he contado ya no tienes excusa… ¡¡¡Ánimo y a trabajar esos glúteos!!!

 

Daniel de los Santos Adame
Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte y Técnico Superior en Actividades Físicas y Deportivas
Técnico de Sala Fitness y AADD en YO10 Sport Club