Nuestro Blog

Conócenos

Entrenamiento de fuerza o cardio para perder peso

La única condición necesaria y suficiente para perder peso es crear un déficit calórico.

Dicho de otra manera, comer menos calorías de lo que gastas. Al hacer esto fuerzas a tu cuerpo a cubrir ese déficit con tus reservas de grasa.

 

Dieta, Ejercicio o Dieta+Ejercicio.

Los que solo hacen dieta suelen perder peso a corto plazo, pero pagan un alto precio en forma de pérdida muscular. Además, tienen más efecto rebote con el tiempo.

Los que solo hacen ejercicio tienen mucha dificultad para lograr un déficit calórico ya que se necesitaría de mucho tiempo para poder lograrlo.

Por tanto, para optimizar resultados debes combinar dieta y ejercicio.

Nuestro objetivo no tiene que estar enfocado al peso sino a perder grasa y aumentar la masa muscular o al menos no perderla mientras perdemos esa grasa, para conseguir eso es importante el entrenamiento de fuerza, no obstante, el cardio no dejará de tener un sitio en nuestro entrenamiento.

 

Algunos beneficios de hacer cardio.

Mejora el consumo de oxigeno.

Te permite quemar más calorías por unidad de tiempo que en otro tipo de entrenamiento.

Incluir un par de sesiones de cardio a la semana mejorará tu salud cardiovascular, elevará tu flujo energético y te permitirá comer más, haciendo el proceso de pérdida de peso más tolerable.

 

Algunos beneficios de entrenar la fuerza.

Dos o tres sesiones de entrenamiento de fuerza mejorará la composición corporal (bajará la grasa y aumentará la masa muscular)

Aumentará el metabolismo basal.

Reduce la grasa visceral en mayor medida que el cardio.

 

¿Pero entonces, que es mejor cardio o Fuerza?

Diversos estudios indican que la combinación de los dos tipos de entrenamiento es la estrategia más efectiva para la perdida de grasa y la mejora de la masa muscular.

Algo ideal en la mayoría de sujetos sería realizar 2-3 sesiones de fuerza y 1-2 de cardio a la semana. O si no disponemos de tantos días para poder entrenar podemos realizar 20-25 minutos de cardio después del entrenamiento de fuerza.

Si tienes que elegir poque dispones de poco tiempo para entrenar, prioriza la fuerza. Te permitirá quemar un nivel de grasa similar al cardio pero a la vez te hará ganar masa muscular.