Nuestro Blog

Conócenos

Entrenamiento para la mujer

Para periodizar un entrenamiento en mujeres tenemos que tener en cuenta una serie de aspectos de cara a los objetivos marcados en cada momento.

 

ADELGAZAR
Entendemos adelgazar como la perdida de grasa, pero por desgracia la mayoría del público femenino tiene un concepto distorsionado y lo entiende como pérdida de peso, centrando todos los esfuerzos en perder kilos teniendo de referencia la báscula, lo cual es un grave error.
A simple vista, se nos juzga por lo visual, la apariencia física es decir, un conjunto de los rasgos físicos, los cuales nos dan mejor o peor presencia.
Si eliminamos la grasa sin tener un cuerpo mínimamente “formado” simplemente se perderán las formas que caracterizan a las mujeres.
¿La Clave?
El equilibrio entre la masa muscular alta y un porcentaje de grasa moderado.

 

TONIFICAR
El cuerpo ni se endurece ni se ablanda dependiendo de lo que hagamos, simplemente si tenemos grasa y agua presentaremos un aspecto más blando y flácido, y si tenemos un buen tono muscular libre de excesos tendremos una apariencia firme y compacta.
El músculo se estira y se contrae, permaneciendo en mayor o menor tensión, ofreciéndonos movimiento, soporte y protección. Según lo que hagamos habrá más o menos tensión, pero por mucha tensión que exista en un músculo si tiene una capa de grasa y agua, la apariencia será blanda.
El estado que se busca y que está detrás de la palabra “tonificación” es más músculo y menos grasa, que es la combinación que aparte de darte más salud, te brindará ese aspecto terso y compacto sin perder la forma femenina.

 

AERÓBICO
Muchos mencionarán la salud, vale. Desde luego es mejor hacer cardio que el sedentarismo, pero como método para ponerse en forma y conseguir cambios en la composición corporal sigue siendo un método inferior, y por si sólo te dejará bastante lejos de tu objetivo.
Entonces, ¿el cardio es malo? Por supuesto que no, y es una baza más en los programas de acondicionamiento físico.

HIPERTROFIAR
Aunque quisiéramos ganar ese músculo que nos parece tan fácil, y aplicáramos todo lo posiblemente aplicable en lo que a entrenamiento se refiere para aumentar el volumen muscular:
Las mujeres no producen la suficiente testosterona como para desarrollar masa muscular notable en un corto espacio de tiempo.
Si no se crea un aporte calórico suficiente y las proteínas necesarias para afrontar la mínima evolución que tendría mediante el entrenamiento no se obtendrán los resultados previstos.

 

FUERZA
Un programa de fuerza, no te hará ponerte musculosa, te hará ganar fuerza
Con programas de fuerza, al finalizar la actividad se incrementa la ventilación, la circulación y el ritmo cardíaco. Entrenar con cargas pesadas mejora el perfil hormonal, aumenta el efecto termogénico (debido al aumento de la temperatura corporal) y se produce un cambio de las fuentes de sustratos energéticos de los Carbohidratos hacia los Lípidos, siendo un efecto que se mantiene incluso por 72 horas.
En definitiva y teniendo en cuenta los 5 puntos anteriores llegamos a la conclusión basándonos en estudios científicos que el entrenamiento mas recomendable para la mujer es la combinación de entrenamiento de fuerza con pesas y entrenamiento de cardio con intervalos.